Bienvenido




SI QUIEREN COMER BIEN, TIENEN QUE PAGAR BIEN

Hace poco tuve la oportunidad de conocer y trabajar con dos hermanas que desean incursionar en el negocio de comidas, pero dirigiéndolo técnica y empresarialmente. Con esta experiencia pude ratificar lo que vengo predicando hace tiempo en cuanto a la manera de hacer negocios.

Ellas tienen bastante experiencia en la preparación de diferentes platos, han tenido puestos en un mercado y han vendido diversidad de platos, jugos y postres. Además siguen los pasos de su madre quien ha tenido también puestos en el mercado vendiendo comida. También han preparado platos a pedido e inclusive han brindado servicio de cocina a domicilio.

Una de las hermanas hace varios meses está asistiendo a charlas, seminarios y diferentes eventos de capacitación, e inclusive decidió estudiar administración a distancia. Allí se ha dado cuenta que para tener éxito con su propio negocio debe prepararse.

En sus experiencias, ellas aprendieron a elaborar platos de alta calidad y cobrar por ello mayores precios que sus competidores. Y, según dicen ellas “la gente pagaba sin ningún problema”. Además señalan muy bien: “si quieren comer bien, tienen que pagar bien”. Y esto es totalmente cierto, especialmente en el negocio de comida, en el cual difícilmente se puede pretender ofrecer comida de alta calidad con un alto nivel de servicio y cobrar poco por ello.

LAS ENSEÑANZAS:

1. Existe una estrecha relación entre precio y calidad. A mayor calidad, mayor precio; y a menor calidad menor precio. Es un gran error pretender cobrar un precio bajo por un producto de alta calidad; esto significaría engañarse uno mismo o engañar al cliente, lo cual finalmente traerá resultados negativos y hasta desastrosos.

2. Existe un segmento del mercado, es decir, un grupo de personas que tienen la capacidad económica y están dispuestos a pagar precios mayores por productos o servicios de alta calidad. Y esto es así porque reconocen que están recibiendo mayor valor, y pagan por ello.

3. En la mayoría de los casos, es un error de parte de los dueños de microempresas trabajar con estrategias de precios bajos, como la única estrategia posible y conveniente. La experiencia nos demuestra que esto es un error; es el caso, por ejemplo, de muchas cabinas de Internet que han cerrado y siguen cerrando por ello. Se han “matado entre ellos”, y si nos damos cuenta ninguno ha ganado, pues al contrario, todos han perdido: los propietarios, los clientes y la sociedad en general.

1 comentario:

  1. la verdad ,sr gustavo nunca puse enfasis en esta situacion porq obvio,siempre me fui por el precio,la mayoria de personas estamos acostumbrado por ver siempre precios y no calidad ...y la realidad es esta si quieres algo bueno o rico te tiene q costar .....

    ResponderEliminar