Bienvenido




¿Cuál es el mejor negocio para mi?


La experiencia me ha enseñado que la gran mayoría de las personas que quieren iniciar un negocio ya tienen una idea de negocio. Sin embargo, cuando pregunto: esta idea que tienes, ¿es la mejor idea para ti?, un gran porcentaje responde que no, que no es la mejor.

¿Por qué sucede esta situación? En realidad, la mayoría de las personas que desean iniciar un negocio no han dedicado el tiempo necesario para analizar su idea de negocio. Simplemente imitan lo que otros hacen.

Cuando se va a iniciar un negocio, se debe tener claro que se hace con una mira de largo plazo, prácticamente uno “se casará” con el negocio. Por lo tanto la idea debe ser tal que le permita siempre estar bien o feliz con ella, y no sentir que le aburre o que le va disgustando conforme transcurre el tiempo.

Si bien una idea de negocio debe ser viable comercialmente (que tenga un mercado importante), debe ser viable financieramente (que permita buenas ganancias) y debe ser técnicamente viable (que se pueda producir); no debemos olvidar que el negocio debe permitir al emprendedor ser feliz con él.

Por ello te sugiero que analices muy bien tu idea de negocio y te enfoques hacia aquello que te gusta, y mejor aún por el que sientas una pasión genuina.

La experiencia enseña que las personas que inician un negocio sobre la base de lo que más le gusta, crecen más rápido y llegan a niveles muy elevados. Y esto tiene lógica: El que trabaja en lo le gusta lo va a hacer con ganas, le va aponer pasión, le dedicará horas y horas y no se cansará, no se aburrirá; y así perfeccionará su producto, mejorará su negocio y escalará hasta la cima.

Imagínate por un momento que te encanta el fútbol, y que decides hacer negocio en algún producto que tenga relación con el fútbol. Cuando tengas que desarrollar tus actividades día a día, ¿cómo te sentirías en el negocio? Lo disfrutarás porque te gusta, porque te apasiona. Y más aún, como sucede con muchas personas, te vas a divertir en él por que estás haciendo lo que te gusta.

En cambio, cuando la idea no es la que te gusta, y lo haces solo por que te permite buenas ganancias, en el largo plazo podrá tener serios problemas. Te cansarás, te aburrirás, al final seguramente te resignarás, y dirás “que puedo hacer, no me queda alternativa y tengo que seguir por mis hijos y mi familia. Es decir, te sacrificarás por los demás a costa de tu tranquilidad y felicidad.

Ahora imagínate que a ti te gusta el fútbol, pero decides iniciar un negocio de taxis porque dicen que se gana muy bien. Nunca has tenido experiencia con autos ni con talleres de mecánica y otros aspectos de dicho negocio. Conforme pase el tiempo experimentarás muchas situaciones incómodas de este negocio, los mismos que te irán incomodando, aburriendo, desgastando anímicamente, y seguirás allí por que ganas dinero. Y qué pasará si el negocio empieza a disminuir y ya no te da las mismas ganancias de antes. Con mayor razón te asentirás incómodo, hasta llega al punto de no querer seguir en dicho negocio. Quizás te sientas frustrado.

Pregunto ¿Esta situación se pudo evitar?

Por supuesto. Por ello, es muy importante que antes de empezar, te tomes el tiempo que sea necesario, no interesa cuánto sea; pero define la idea que sea más conveniente para ti, la que te de buenas ganancias pero que también te permita disfrutar y ser feliz con él.
“Cásate con un negocio que te haga feliz”

En el próximo artículo te daré las pautas para que identifiques el mejor negocio para ti.

0 comentarios:

Publicar un comentario