Bienvenido




EL EMPRENDEDOR...¿NACE O SE HACE?




Juan Carlos Rodríguez, al igual que muchas personas que consideran que les falta desarrollar características emprendedoras, me hizo una pregunta muy interesante: ¿El emprendedor nace o se hace?

Debo decirles que existen tres respuestas a la interrogante planteada. Algunos piensan que el emprendedor nace, otros piensan que se hace, y otros creen que se dan ambas situaciones.

A través de diversos estudios, así como por la experiencia y la constatación de la realidad, se ha llegado a la conclusión que muchas personas nacen para ser empresarios y otros que no nacen con ellas, pero que pueden aprender. En realidad una persona puede aprender a ser el emprendedor.

Efectivamente, al igual que hay personas que nacen dotadas para el realizar alguna actividad específica y son brillantes sin necesidad de ser capacitados y entrenados, hay gente que nace con cualidades innatas, nace emprendedora. Eso es incuestionable.

Si bien hay personas que nacieron, con poca habilidad para realizar una determinada actividad, (por ejemplo pintura, artesanías, deportes, etc.), pueden llegar a dominar las técnicas en base a una buena formación y práctica constante y dedicación. También ocurre lo mismo con las personas que aprenden y practican las habilidades del emprendedor. Es decir, no nacen con ellas, pero pueden aprender a emprender. Estas habilidades se pueden aprender y mejorar con la práctica y las vivencias diarias, así como con el ejercicio de una serie de técnicas sencillas.

Al respecto, Peter Druker (1985), el gurú de la administración, también consideraba que el emprendedor se hace, y señala que el espíritu empresarial es rasgo característico de un individuo o institución pero no de personalidad. Es una conducta. Cualquiera que sea capaz de tomar la decisión puede aprender a ser un emprendedor. La base del emprendimiento; según Drucker; es teórica, no intuitiva. Es una práctica, es un comportamiento, es decir, una conducta y una actitud.

Según Pilar Irigoyen, Directora del Centro Europeo de Empresas e innovación de Navarra-CEIN, España, muchas de las cualidades que definen a las personas emprendedoras forman parte de los distintos procesos de aprendizaje que afrontamos a lo largo de nuestra vida y son, por tanto, "capacidades que se pueden enseñar y aprender".
Algunas de las capacidades emprendedoras claves se pueden desarrollar con una formación adecuada, entrenando y fomentando determinadas estrategias o habilidades.

Es la persona interesada en aprender a emprender, quien en la medida de sus deseos de aprender y de su dedicación, logrará desarrollar la mentalidad, actitud y las habilidades que le permitan emprender con éxito un negocio propio.

Un aspecto clave en este proceso de aprendizaje es la decisión de aprender y la disciplina para poner en práctica todo aquello que debe hacer.

Ahora, de ti depende que te prepares. No demores, decide ¡ya!

0 comentarios:

Publicar un comentario