Bienvenido




¿PUEDE LA COCINA DEL PERU BARRER EL MUNDO?





¿Recuerda el proverbio acerca de dar un pescado a un hombre frente a enseñarle a pescar? Aquella parte antigua de sabiduría estuvo bien en el trabajo de un documental inspirador que vi la semana pasada acerca de tres de mis temas favoritos: el Perú, la comida, y la comida peruana. Incluso me dio a conocer a sus protagonistas, ambos cocineros de fama mundial, y en el proceso estuve gratamente sorprendido de aprender algo nuevo acerca de cómo un poco de creatividad y pensamiento imaginativo fuera de la caja proverbial (otro ejemplo sería el micro-crédito) puede tener implicaciones para el mundo la economía y la política exterior, ayudando a desarrollar países a salir adelante por sí mismos en lugar de quedar aún más atrapados en la trampa de la dependencia desmoralizadora de la ayuda exterior.

La ocasión fue el inicio de una nueva campaña de marketing de la "Marca Perú", diseñado para reunir el turismo y la inversión (a pesar de que ambos ya se encuentran en muy buen estado en el momento), que tuvo lugar en el Banco Interamericano de Desarrollo en Washington, DC.  Nos mostraron un video corto pero ágil, que por supuesto incluyó el obligatorio guiño a las alturas de Machu Picchu, pero el tema principal de la noche fue la comida en el Perú, incluyendo mucho picante, sabrosas cucharadas de cebiche (acá es ceviche, aunque el consejo de promoción de turismo/comercio Promperú prefiere la grafía antigua), y el poco espumoso pisco sour, la bebida nacional hecho con pisco - especialmente en lo que se refiere a una campaña encabezada por el famoso chef top de América Latina, Gastón Acurio, asociado con la superestrella catalán Ferran Adrià, quien hizo de la "gastronomía molecular" y de su restaurante El Bulli términos domésticas entre los gourmets.

Ese esfuerzo, en efecto, es el tema del evento principal de la noche, un documental de 70 minutos llamada Sabe Perú - un juego de palabras que significa tanto "Perú sabe" y "Sabores del Perú" - que siguen Acurio y Adrià en un tour culinario de las principales regiones del país, incluyendo Lima, El Amazonas y los Andes. Es un viaje colorido, a veces emocional.

Usted ve, Acurio, un rockero punk de antes que a los 45 años supervisa un gastro-archipiélago de más de 30 restaurantes y varios proyectos en nueve países (incluidas las sucursales de su Lima original, Cebicheria La Mar en Nueva York y San Francisco), está en una misión. El auge económico del Perú durante la última década ha logrado reducir la pobreza nacional muy impresionantemente, pero aun así, todavía hay millones de peruanos pobres con pocas perspectivas en la vida. Así Acurio ha emprendido alistar el arte de la comida entrenando niños para ser chefs (o al menos cocineros) mediante la fundación de la Escuela Culinaria Pachacútec en el desierto norte de Lima (posiblemente una de las escuelas de cocina más inusualmente situados en tierra), y proporcionando a los graduados prácticas remuneradas en varios de sus restaurantes. Al final de cuentas, a unos 80.000 jóvenes se les está dando esperanza - y lo que es más - habilidades y experiencias valiosas que los hacen empleables en buenos puestos de trabajo por primera vez en sus vidas. Como Adrià señaló en el evento de Washington, "Esto no tiene precedentes en la historia. Y es sobre todo una estrella polar para toda América Latina - lo que está pasando en el Perú está siendo replicado en toda América Latina". Y lo que no se dice es que no hay ninguna razón por la que no podría convertirse en un modelo para el mundo en desarrollo.

Por su parte, Acurio también ha estado trabajando activamente para promover la cocina peruana en el extranjero, no sólo a través de sus propios restaurantes. Perú nos dio una vez el resto de las materias primas que no podemos imaginar vivir sin ellas, incluyendo tomates, maíz, maní y papas. Y ahora, habiendo probado en abundancia en Perú y aquí en los Estados (aquí en Miami, Mistura y El Chalán son dos de mis lugares favoritos para comer), tengo que estar de acuerdo con The Wall Street Journal y un buen número de conocedores que la cocina peruana puede estar a punto de barrer el mundo - el mundo occidental, por lo menos. Esto es actualmente la cocina fusión original, creativa utilizando ingredientes vibrantes y alimentados por un patrimonio cultural que incluye no sólo lo obvio (españoles e indígenas), sino también la inmigración procedente de China, Japón, África, Oriente Medio, Italia y otros países europeos. El ceviche es sólo la punta del otro fenómeno marino generado - el iceberg.

Por último, Perú Sabe destaca otra novedad poco anunciada pero muy prometedora en los últimos años: un verdadero grado de éxito en el destete, finalmente los agricultores peruanos lejos de la coca destinada al narcotráfico en favor de los cultivos comerciales lucrativos, tales como el cacao y café. Esto, también, es sin precedentes y ni que decir, tiene potencial de cambio de juego en toda América Latina y para la llamada guerra contra las drogas en los EE.UU.

No se sabe aun cuándo y cómo Sabe Perú puede ser visto en su totalidad por el público en general, pero se puede ver el trailer subtitulado en Inglés-abajo, o en la página web de Perú Sabe. También abajo, se encuentra el video del evento celebrado en el Banco Interamericano de Desarrollo en Washington, DC, en Octubre del 2012.



http://www.huffingtonpost.com
David Paul Appell