Bienvenido




COMO ELEGIR AL SOCIO PARA EMPRENDER: PERFIL DEL SOCIO IDEAL

En general sabemos que las relaciones interpersonales son complicadas y fuentes seguras de conflicto, y en el caso de los socios también es así, y quizás podrían llegar a situaciones críticas y muy conflictivas.

Bien porque al ver ingresos importantes en la empresa empieza a desconfiar del manejo financiero en la empresa; o porque reclamen que la idea es suya, o porque su visión sea distinta, con lo que la dirección de hacia dónde ir se empieza a enturbiar; o porque el estilo de gestión y las decisiones a tomar son diferentes, y mientras unos quieren reservar el beneficio para generar crecimiento empresarial, otros quieren repartir ese beneficio entre los socios; o porque alguno se aprovecha de la estructura existente y monta una empresa paralela, desviando clientes, marca, negocio, etc. mientras penaliza e invalida la gestión diaria. Y así podría seguir enumerando más dificultades, cada cual más complicada y difícil de sostener.

Tengamos presente que elegir un socio es como elegir una “pareja matrimonial”, por todo lo que significará en la vida del negocio que vas a emprender, por ello debemos procurar elegir al mejor socio, aquel que nos acompañará en las buenas y en las malas, aquel que será fiel a la causa, aquel que realmente sirva de soporte en el manejo de la empresa.

La decisión de un socio determinado puede marcar el éxito o fracaso de nuestra aventura empresarial. Tengamos claro el perfil o las características del socio ideal, valoremos las opciones y analicemos los riesgos; y después, emprendamos la aventura con coberturas, tomando precauciones.

Existen un conjunto de aspectos que debes tomar en cuenta para elegir a un buen compañero en la aventura empresarial, y que ahora comparto contigo.

¿Cuáles son las características del socio ideal?

1.    ¿Qué tipo de socio necesito?

Es importante tener claro que una cosa es tener socios y otra cosa es tener los socios adecuados, aquellos que realmente aportan un valor significativo para el negocio.

Definitivamente si buscamos un socio es porque queremos que aporte algo que necesitamos, por ello debo tener claro qué tipo de socio necesito y para qué lo necesito.

Generalmente lo que se busca es la complementariedad, debemos asociarnos a personas con capacidades que complementen las nuestras, de esta manera podemos, de manera recíproca, mejorar las debilidades y potenciar las fortalezas de la sociedad, consolidando un buen equipo de trabajo.

Existen varios tipos de socios:

a.            Socio capitalista o inversionista
b.         Socio que aporte know-how técnico
c.         Socio que aporte know-how en gestión
d.         Socio que aporte know-how en marketing y ventas
b.            Un tipo de socio mixto, una mezcla de los tipos de socios anteriores. Por ejemplo un socio capitalista y que trabajará en el negocio. A este hay que seleccionarlo con más atención porque va a formar parte del desarrollo y consolidación del proyecto.

2.    ¿Tiene la misma visión y el mismo interés?

Un aspecto básico es que el socio tenga un grado de interés congruente, una visión compartida del negocio, un interés sincero y real de empujar juntos el “coche” de la empresa hacia la visión empresarial. De esta manera pondrá de si, sus capacidades, su interés, su tiempo y se entregará a hacer realidad el sueño de una empresa exitosa.

Se deben compartir filosofías de empresa, objetivos de negocio, modelos de gestión, etc.

3.    ¿Qué valores y principios debe tener el socio?

Es fundamental que compartamos los mismos valores y principios, no existen dos personas similares, sin embargo, es vital que a la hora de establecer una sociedad lo hagamos con una persona que comparta nuestra visión sobre valores básicos como la honestidad, respeto, el compromiso, la lealtad, la responsabilidad, la credibilidad, la ética en los negocios, entre otros. De esta manera podemos garantizar relaciones duraderas y fructíferas para todos.

Base fundamental de una sociedad es la confianza mutua y es necesario que el socio inspire real y total confianza. De no ser así, es mejor no te arriesgues y debes descartarlo como socio.

4.    ¿En qué porcentaje entra como socio y qué implica que entre con ese porcentaje?

¿Implica que debo ceder poder de gestión, que debo ceder poder de decisión?
¿Qué implicaciones tiene para mí y para la sociedad que genera el negocio, esa cesión de poder de gestión, de poder decisión?
¿Y qué implicaciones tendrían para mí y para la sociedad, una irresponsabilidad con consecuencias penales de ese socio?
¿Cómo puedo limitar los riesgos? ¿Estoy dispuesto a asumirlos?

Es recomendable que tengas por lo menos el 51% de las acciones o participaciones de la empresa, es decir, de la propiedad. Considera que cuando se trata de poner el capital y el trabajo y esfuerzo siempre hay problemas pero cuando la empresa obtiene ganancias todos quieren participar. Esa es una de las principales fuentes de conflictos entre los socios. Por ello es muy importante redactar muy bien los estatutos sobre cómo resolver las diferencias que surjan. Es preferible que haya alguien que tome las decisiones, aunque se discutan y se pongan sobre la mesa, pero debe haber uno que decida con el 51%”.

De esta manera ya tienes una idea del perfil, del tipo de socio que esperas tener. Ahora debes buscar a la persona que cumpla con las características básicas que esperas. No es fácil, pero debes dedicarle tiempo, tienes que conversar y conversar con diferentes personas, y estoy seguro que lo encontrarás. 

¿Qué opinas?

0 comentarios:

Publicar un comentario