Bienvenido




¿ES NECESARIO TENER UN SOCIO PARA EMPRENDER?

En el camino a emprender un negocio propio con frecuencia surgen muchas interrogantes e inquietudes en la mente de los emprendedores, una de ellas es acerca de los socios, y de manera natural surgen las preguntas siguientes: ¿Es necesario tener un socio? ¿Para qué lo necesito? ¿Quién o quienes pueden ser? Intentaré responder la primera pregunta.

Lograr un negocio exitoso exige disponer de un capital suficiente, un buen conocimiento del negocio y del mercado, una adecuada preparación en la gestión del negocio; así como también mucho trabajo y esfuerzo al emprendedor; y muchas veces se hace muy complicada y estresante la vida del emprendedor si no cuenta con estos recursos y capacidades, lo que finalmente puede llevarle al fracaso de su emprendimiento.

Algunos emprendedores piensan que tener un socio de la empresa puede ayudar a llevar la carga de la otra persona, mientras que otros dicen que puede ser un obstáculo y un riesgo peligroso.

Conviene analizar fríamente, si es necesario tener socios, y en caso de necesitarlos, de qué tipo y en qué forma. A fin de determinar si es necesario un socio para usted, considere las siguientes ventajas y desventajas que puede utilizar para evaluar la situación.

VENTAJAS
DESVENTAJAS
Puede minimizar el riesgo de fracaso del negocio con sus diversos aportes:
  • Experiencia en el tipo de negocio, conocimientos sobre determinados aspectos del negocio, contactos comerciales, conocimiento del mercado, etc.
  • Aportar capital y recursos
  • Complementar las capacidades
  • Nuevas ideas o propuestas
  • Mayor capacidad para analizar y tomar decisiones.
  • Contar con alguien que esté tan motivado y comprometido como nosotros

Puede aliviar la carga del trabajo:
  • Al repartir funciones y tareas.
  • Al compartir responsabilidades

  • Decisiones compartidas
  • Posibles problemas en la toma de decisiones, normalmente dos personas nunca piensan igual o no tienen las mismas capacidades.
  • Compartir los beneficios del negocio.
  • Compartir el reconocimiento, en el caso de que el negocio alcance el éxito.
  • Posibles disputas o conflictos personales.
  • Posibles desacuerdos y malos entendidos.
  • Posibles luchas de autoridad y de poder.



Utilizando esta información ahora debes analizar tus limitaciones, carencias o debilidades, considerando que si emprendes con ellas posiblemente el riesgo de fracaso sea muy alto.

Ahora tienes elementos que te ayudarán a decidir si vas a necesitar un socio o no.


¿Qué opinas?

0 comentarios:

Publicar un comentario