Bienvenido




PENSAMIENTO EMPRENDEDOR N° 25: EL MIEDO A FRACASAR



“Sólo una cosa convierte en imposible un sueño: el miedo a fracasar”
(Paulo Coehlo)

Muchas veces por evitar el fracaso dejamos de hacer, dejamos de actuar. En realidad el miedo al fracaso es el temor a no lograr nuestras metas, objetivos o deseos. Es también el miedo al qué dirán los demás, es la falta de habilidad para aceptar las críticas.
Pero el problema no está en el fracaso en sí. ¿Qué nos indica el fracaso? Sólo nos indica que el  camino que elegimos no es el adecuado, que se hace necesario buscar otra alternativa.

El problema está en cómo nos vemos y nos valoramos después del fracaso, en lo qué significa para cada uno de nosotros y en la manera en cómo nos calificamos a través de él.

Por lo general tenemos miedo de fracasar porque:
Asociamos el fracaso con nuestra persona, por lo que cada vez que fallamos en algo, decimos o pensamos: "fracasé, por lo tanto, soy un fracasado". “Si fracaso, no valgo nada y la gente me va a criticar o rechazar”.

Nos sentimos impotentes ante el fracaso y no nos gusta sentirnos así. No queremos soportar la incomodidad de dicho sentimiento. Asociamos equivocadamente fracaso con dolor y es a éste último a quién más miedo le tenemos.

Al pensar y sentirnos así, nuestra autoestima baja, nos rechazamos y creemos que vamos a ser criticados y rechazados por los demás, se incrementan nuestras emociones negativas (culpa, enojo, tristeza, etc.) y, generalmente, tratamos de evitar cualquier otra situación en la que pensamos que podemos volver a fracasar.

El éxito y el fracaso son sólo resultados de una conducta o una decisión adecuada o inadecuada, correcta o incorrecta, y  una persona es mucho más que sus conductas y sus decisiones. Por lo tanto, éstas no pueden reflejar su valor como ser humano.

El temor al fracaso no está relacionado directamente con la situación que enfrentamos, ni con su importancia o dificultad. Está determinado por lo que pensamos de dicha situación, de nosotros mismos y de cómo sus resultados nos pueden afectar.

El fracaso es parte esencial del éxito. Cada fracaso es una oportunidad para aprender y corregir. Las únicas personas en este mundo que no fracasan, son aquellos que no hacen nada, que ni siquiera lo intentan.

El miedo al fracaso puede provocar un círculo vicioso: El temor a fracasar paraliza. La parálisis conduce a la inacción. La inacción genera una baja en la autoestima y la autoestima baja te lleva nuevamente al miedo.
¡Evita caer en este círculo!

0 comentarios:

Publicar un comentario