Bienvenido




VIDEO: APRENDER A GESTIONAR LAS EMOCIONES

Me llegó  el siguiente vídeo sobre aprender a gestionar las emociones, y lo comparto con ustedes porque está muy claro que debemos desarrollar esta habilidad para lograr una mejor comunicación con las personas en general, y en especial con nuestros colaboradores; y también para brindar una mejor educación a nuestros hijos.

En el vídeo Eduard Punset nos presenta aspectos muy importantes acerca de las emociones, su importancia y cómo podemos aprender a gestionarlas. Lo hace entrevistando a científicos especialistas en diversos campos relacionados a las emociones. Extraje lo que considero algunos pasajes importantes del vídeo.

La gestión de las emociones básicas y universales debería preceder a la enseñanza de valores y por supuesto, de contenidos académicos. Si, enseñar a desarrollar habilidades para aprender a dominar las emociones,  en concreto la capacidad de controlar las emociones negativas para que cuando ocurra una adversidad estas no persistan más de lo necesario. Cuando las emociones perturbadoras se producen en la mente, interfieren con la capacidad de aprender de los niños. Para aumentar la compasión y el altruismo y la manera en que esto cambia el cerebro durante la adolescencia.

Enseñar habilidades sociales y emocionales a los niños desde que tienen 5 años hasta la universidad es muy eficaz, los vuelve mucho más cívicos, mucho mejores estudiantes. Es un error pensar que la cognición y al emociones son totalmente separadas. Es la misma área cerebral. De modo que ayudar a gestionar a los niños sus emociones significa que pueden aprender mejor.

Un aspecto importante son los métodos contemplativos, que se han estado utilizando durante siglos; y ahora pueden utilizarse para ayudar a los niños a concentrarse. Hoy en día los niños y sus padres son muy dispersos y necesitan más ayuda con esas habilidades. Son poquísimos los colegios donde enseñan a concentrarse mejor, a focalizar, a hacer introspección y a ser más compasivos.

Uno de estos métodos contemplativos es la meditación, que puede servir como apoyo fundamental en el arte de gestionar las emociones.

No basta con llenar de información en la cabeza de los niños sin desarrollar ninguna cualidad humana. Queremos personas buenas y equilibradas, pero la educación no se interesa en eso.
¿Cómo puedo mejorar mi proceso de atención? Es necesario utilizar un objeto de concentración para estabilizar la mente. Una recomendación muy útil es concentrarse en la respiración. Unas 21 veces, 10 minutos. Es necesario entrenarse, perseverar con esta práctica.

Otro tema importante es que enseñar la gestión de las emociones debe comenzar mucho antes que los niños ingresen en el sistema educativo. Incluso ya se pone en marcha en el útero materno. La educación emocional comienza en el útero materno.

El modo en que el bebé se desarrolla en el útero afecta al niño durante toda su vida, y la manera en que el bebé se desarrolla en la matriz depende mucho del estado de la madre, de su alimentación y de sus emociones.

Con madres ansiosas durante el embarazo existen mayores problemas de atención, hiperactividad en el niño, un mayor riesgo que el niño fuera más ansioso y de que tuviera problemas conductuales. Los trastornos conductuales son un problema.

Una crianza sin cariño y con una gestión deficiente de las emociones puede desembocar en adultos con vidas más problemáticas.

Deberíamos fijarnos en la salud emocional de las mujeres durante el embarazo, no solo la salud física. Y si tienen problemas emocionales buscar que brindarle ayuda.

Debemos aprender a gestionar las emociones, aprender sin reprimirlas pero sin dejar que nos tomen de rehenes.

¿Podemos aprender a entrenar las emociones mentalmente? Si, así lo hacen los actores, quienes tienen que usar sus emociones de una manera para transmitir todas esas expresiones emocionales, pero no está realmente emocionado, porque si se emociona se va, estará fuera de control. Tiene que simular emociones de una manera razonable para que el público se identifique con lo que está haciendo, pero el contiene sus emociones, las guarda muy adentro.

Los primeros 5 años de la vida del niño son una vida entera. Si el entorno es agresivo entramos en modo de supervivencia, a encerrarnos en nosotros mismos, a perder la ilusión y esto nos afectará física y mentalmente. Necesitamos sentirnos seguros y amparados.

Solo florecemos si nuestras necesidades emocionales, en especial las de protección y afecto están atendidas.

Si nos hablamos y nos tratamos como personas sobresalientes merecerá la pena esforzarnos, estaremos motivados, y nos brillarán los ojos.


La gente solo envejece mental y emocionalmente cuando pierde su curiosidad y su capacidad de amar, para evitarlo necesitamos entornos que potencien las emociones positivas, creamos esos entornos entre todos, día a día, en todo lugar, en la casa, en el trabajo, en la calle; no es magia, es inteligencia emocional.


0 comentarios:

Publicar un comentario