Bienvenido




La influencia de los niños en las decisiones de compra





Recuerdo mucho que cuando llegaban las fiestas patrias en mi país Perú, en mis años de niñez mi padre me llevaba al centro de Lima y me vestía de “pies a cabeza” (me compraba ropa completa). El me llevaba a la tienda y el decidía lo que me compraba, y yo simplemente aceptaba y me sentía feliz. 

Hasta hace pocas décadas los niños aceptábamos lo que nuestros padres nos compraban y  no ejercíamos influencia en las compras.

Sin embargo, los tiempos han cambiado, con mis hijos ahora jóvenes lo he experimentado, y ahora con mi hija menor observo más que ellos deciden de manera significativa en la compra de diversos productos o servicios de la familia, tales como ropa, artículos tecnológicos, comida, etc.

Siento que esta influencia o poder de decisión es cada vez mayor porque veo a niños que simplemente se molestan o lloran cuando sus padres no quieren comprar la marca o modelo que ellos quieren. Y no cesan de comportarse así mientras sus padres no le compren lo que ellos quieren.

Efectivamente, los tiempos han cambiado y el niño se ha convertido en un cliente que ejerce influencia en las decisiones de compra. Los expertos manifiestan que la influencia de los niños en las decisiones de compra de la familia son mayores cada vez. Según estudio realizado por la consultora Millward Brown entre niños de 9 a 14 años, los niños influyen en el 60% de las decisiones de qué marcas se compran en la familia.

Por otra parte, los niños significan un sector muy importante del mercado. En Perú el 19.2% de la población tiene entre 5 y 14 años. Estamos ante un mercado por muy importante y al que no debemos descuidar. 

Por lo tanto, si queremos ganarnos la confianza, la preferencia de los niños debemos conocer su comportamiento y sentimientos en relación a nuestro negocio: qué piensan, qué sienten, qué dicen, qué hacen, qué necesidades y deseos tienen.  


"EL MEJOR PLATO DEL MUNDO" ES PERUANO: EL CEBICHE DE JAVIER WONG

Como peruano me siento orgulloso que una vez más nuestra comida es reconocida mundialmente por su exquisitez. Es así que el cebiche de lenguado de “Chez Wong” del chef peruano Javier Wong, fue premiado como el “Mejor Plato del Mundo” en el “Festival Chowzter World's Tastiest Fast Feasts 2014”. En dicho festival, en que fueron galardonadas las comidas seleccionadas por expertos y “bloggers culinarios” de distintos países, se presentaron categorías como la mejor pizza, el mejor sándwich, el mejor plato de arroz, al igual que las mejores comidas de Europa, Asia y América. Luego del cebiche de Wong, el segundo lugar fue otorgado a un plato hecho a base de cangrejo rey de Canadá; el tercero, al "Squire Slice", receta de pizza de pizzería italiana Di Fara, y el cuarto lugar, al falafel del restaurante L'As du Falaffel.

.LA SUERTE NO TRAE EL ÉXITO EN LOS NEGOCIOS




En “Guía para Emprender” tenemos muy claro que entre el 70 y 80% de los nuevos pequeños negocios fracasan y cierran antes de los dos o tres años. 

¿Cuál es la razón principal?

La razón principal es que venden a precios bajos o muy bajos (que muchas veces no cubren sus costos) y además venden en cantidades que no les permiten cubrir sus costos fijos.

Por otra parte, si bien quieren vender, no hacen siquiera un mínimo esfuerzo para aprender a atraer a los clientes, a vender y a lograr clientes satisfechos.

Después de trabajar más de 20 años con emprendedores he llegado a la conclusión que en términos reales y concretos no les interesa vender, pues piensan y actúan como que los clientes llegarán solos por arte de magia, es decir que llegarán por un golpe de suerte.

Esto es real porque abren sus negocios sin tener una idea de metas u objetivos de ventas anuales, mensuales o diarias. Salen a vender a la de Dios, a lo que salga, es decir esperando la suerte. 

Vendan poco o mucho, para ellos es igual. Simplemente esperan con una actitud pasiva y conformista que lleguen los clientes.

Vieja costumbres para atraer la suerte

Es increíble, pero hasta ahora muchos acuden a viejas costumbres para atraer clientes a base de la suerte y utilizan una serie de elementos. Por ejemplo en Perú: La ruda, conocida como la planta de la suerte; otros acuden a la sábila, planta que es colocada detrás de las puertas para “atraer la suerte”; y algunos más modernos compran el "gato chino".

La gran suerte le llegará a unos pocos, quizás al 0.1% de los emprendedores; es decir sólo a unos pocos. A quienes basan el éxito de sus negocios en la suerte podemos anticipar el futuro que les espera: el fracaso o estancamiento de sus negocios.

¿Qué es lo que trae el éxito empresarial?

Amigo emprendedor, en realidad, lo que trae el éxito empresarial no es la suerte, sino una gestión técnica y profesional basado en la planificación, en el  desarrollo de capacidades de ventas y marketing; en el trabajo arduo y persistencia, entre otros.

La verdad es que cada uno “hace su suerte” cuando procuramos hacer que las cosas sucedan, cuando nos comprometemos de verdad y hacemos todo lo necesario para lograr metas y objetivos cada vez mayores.

Esto requiere de tu parte que te prepares, estudies, investigues y adquieras conocimientos y destrezas para lograr un negocio competitivo, que esté preparado para ganarle a tus competidores.

Espero ahora tengas claro lo que debes hacer para el éxito de tu emprendimiento.

PENSAMIENTO N° 37: CÓMO RETENER CLIENTES



“La mejor manera de retener a los clientes es pensar todo el tiempo en 
cómo darles más por menos”.
Philip Kotler




Bien lo dice el gurú del marketing, Philip Kotler, dar más por menos, en otras palabras, cada vez dar mayor valor para el cliente.

Si de verdad queremos que los clientes repitan la compra una y otra vez, todo el personal de la empresa debe tener claro en su mente y sentirlo en su corazón que debe procurar siempre ofrecer mayor valor al cliente. 

Lograr que el cliente sienta que recibe más por lo mismo que paga, o que perciba que está recibiendo más por menos.

DAR DE CORAZÓN Y DEJAR HUELLA




Podemos dar y ayudar con pequeños gestos y detalles y dejar huellas profundas. Así contribuiremos a un mundo más feliz. No necesitamos tener mucho para dar, pero sí debemos hacerlo de corazón. Si lo hacemos, la vida, tarde o temprano, nos traerá paz y felicidad.